Peregrina de Paz : Su Vida Y Obra En Sus Propias Palabras

CAPITULO 7: Viviendo la Vida Espiritual

AL PRINCIPIO emprendí mi caminata no sólo para hacer contacto con la gente, la emprendí como una disciplina de oración, para mantenerme concentrada en mi ruego por la paz. Todavía no había aprendido 'a orar sin cesar'. También emprendí un período de cuarenta y cinco días de rezo y ayuno como una disciplina de oración.

Después de algunos años, la disciplina de oración se volvió completamente innecesaria, ya que había aprendido a orar sin cesar. Hice un contacto tan absoluto, que en mi conciencia de oración pongo a toda condición o persona del mundo que me concierne, y el resto sucede automáticamente.

De vez en cuando alguna condición regresa a mi conciencia porque realmente necesito concentrarme en ella. Si una persona tiene una dificultad horrible, y esa persona vuelve a mi mente para pensar en ella, algunas veces empleo la oración a través de la imaginación, la cual siempre ha sido muy natural para mí; comprendo que no es así para todos. Me extiendo - mi naturaleza divina se extiende - para hacer contacto con la naturaleza divina de los demás. Luego tengo la sensación de levantarlos, levantarlos, levantarlos, y tengo el sentimiento de estar trayendo a ellos la luz de Dios. Trato de imaginarlos bañados con la luz de Dios, y por último los veo parados y extendiendo los brazos bañados en la luz dorada. En ese punto los dejo en las manos de Dios.

*****

En toda la gente que conozco - aunque algunos puedan estar regidos por la naturaleza centrada en sí mismos y tal vez no conozcan su potencial en absoluto - veo la chispa divina, y en eso es en lo que me concentro. Toda la gente me parece hermosa; la veo como luces brillantes. Siempre tengo el sentimiento de estar agradecida por esta hermosa gente que va por la Tierra conmigo.

Así que podría decir que parte de mi oración es un sentimiento de agradecimiento, y desde luego un sentimiento de amor genuino hacia todos los hijos de Dios y hacia toda la creación de Dios. La oración es una concentración de pensamientos positivos. Eso es algo acerca de la oración.


Formas de Oración.

Puedes imaginar la luz de Dios cada día y enviarla a alguien que la necesite. Tu naturaleza divina debe extenderse y tocar la naturaleza divina del otro. Dentro de ti está la luz del mundo, debe compartirse con el mundo.

Imagina una luz dorada dentro de ti y propágala.
Primero a aquellos a tu alrededor - tu círculo de amistades
y familiares - y luego gradualmente al mundo. Sigue
imaginando la luz dorada de Dios rodeando nuestra Tierra.

Y si tienes un problema, lleva el asunto a Dios en una
oración, e imagínalo en las manos de Dios. Después déjalo,
con el conocimiento de que está en las mejores manos posibles,
y vuelve tu atención a otros asuntos.


Esa no es la única forma en que se puede orar, pero he descubierto que para quienes tenían un problema muy grande, esta oración a través de la imaginación les ayudaba. Después he sabido de los resultados, así que lo hago un poco.

También existe una oración constante de agradecimiento - yo estoy constantemente agradecida. El mundo es muy hermoso, lo agradezco. Tengo una energía continua, lo agradezco. Estoy conectada con la fuente de Abastecimiento Universal, lo agradezco. Estoy conectada con la fuente de Verdad Universal, lo agradezco. Tengo este sentimiento constante de agradecimiento, el cual es una oración.

*****

Cuando estamos aprendiendo, es cierto que puede ser valioso tener momentos especiales, incluso emplear formas especiales . . . eso puedo entenderlo.

Varias veces algunas personas me han escrito y me han dicho, "Paz, ¿podrías orar conmigo a las cuatro de la tarde o a las nueve de la noche?, que sería tal o cual hora considerando el cambio de horario". Yo les escribo y les digo, "No tienes que calcular todo eso para mí - conéctate a cualquier hora y estarás rezando conmigo, y yo estaré orando contigo, porque yo oro sin cesar".

*****

Orar sin cesar no es un rito, ni siquiera existen palabras. Es un estado constante de conciencia de la unidad con Dios; es una búsqueda sincera de lo bueno; y es una concentración en aquello que se busca, con la fe de poder alcanzarlo. Toda oración correcta tiene un buen efecto, y si das toda tu vida a la oración, multiplicas su poder . . . En realidad nadie conoce el poder completo de la oración. Desde luego que existe una relación entre la oración y la acción. La oración receptiva da como resultado un recibir interior, el cual motiva a la acción correcta.

*****

Déjame contarte la historia de un resultado de la oración. Una noche ya tarde me levantó un joven policía al ir caminando por una carretera solitaria. Creo que él estaba pensando en términos de custodia de protección. Me dijo, "Bueno, nadie de este lugar caminaría por la carretera a estas horas de la noche".

Le dije, "Bueno, verá, camino totalmente sin miedo. Por lo tanto no atraigo las cosas que no son buenas. Dice el dicho, Aquello a lo que temía vino a mí. Pero no le temo a nada y espero sólo lo bueno".

Me llevó de todas maneras y me encontré en una celda. El piso estaba sucio, con periódicos viejos y colillas de cigarro y muchas cosas viejas. Las instalaciones consistían en un colchón individual en el suelo y cuatro mantas harapientas. Había dos mujeres tratando de dormir juntas en ese colchón. Me dijeron que había habido ocho mujeres en esas condiciones en la celda la noche anterior. Había más bien un sentimiento agradable entre las prisioneras en general. Me dijeron, "Necesitas dos mantas porque vas a dormir en el suelo". Así que tomé un periódico y limpié un lugar en el piso, luego puse una manta abajo y la otra sobre mí y dormí suficientemente cómoda.

No era la primera vez que dormía en un piso de cemento, tampoco la última. Si se está relajado se puede dormir en cualquier parte. Cuando desperté en la mañana vi a esta persona mirando fijamente a través de los barrotes. Le dije, "¿a qué hora se reúne el tribunal?" El dijo, "No sé". Le dije, "Bueno, no es usted un policía?" "No", me dijo, "sólo me gusta mirar a las muchachas". Era uno de los deportes del lugar. Cualquiera podía llegar de la calle y ver lo que había ahí hoy: "¡Vamos a ver a las muchachas!"

Una de las mujeres era de mediana edad, y había sido detenida por haber bebido y hecho desorden. Era su séptima infracción, me dijo, así que no era muy difícil para ella. Pero la otra era una muchacha de dieciocho años. Ella sentía que su vida entera se había arruinado por esta experiencia. Le dije, "¡Es la segunda vez para mí y ciertamente no creo que mi vida esté arruinada!" Logré que se alegrara y hablamos de lo que ella haría cuando saliera. Iba a salir ese día o al día siguiente.

Entonces cambió la guardia. Nunca vi a una matrona. La nueva guardia me vio y me dijo, "¿Qué hace ahí? Vi su foto en el periódico. Le oí en la radio". Luego simplemente me dejaron ir.

Pero antes de salir conseguí la escoba de una persona que limpiaba por ahí y se la di a las muchachas para que pudieran limpiar su celda. También les conseguí un cepillo; su cabello estaba todo enmarañado. Habían estado ahí por casi una semana sin un cepillo.

Lo que en realidad quería decirte es que la muchacha de dieciocho años era una persona profundamente religiosa. Había estado rezando desesperadamente pidiendo ayuda. Yo creo que me recogieron en la carretera esa noche y me pusieron tras los barrotes de la prisión en respuesta a sus oraciones.

*****

La parte más importante de una oración es lo que sentimos, no lo que decimos. Pasamos mucho tiempo diciéndole a Dios lo que creemos que debiera hacerse, y no suficiente tiempo esperando en silencio a que Dios nos diga qué hacer.

*****

Ahora bien, además de las leyes de Dios, que son las mismas para todos nosotros, también existe la guía de Dios, y ésa es única para cada alma humana. Si no sabes cuál es la guía de Dios para tu vida, podrías intentar buscarla en silencio receptivo. Yo solía caminar receptiva y en silencio entre las bellezas de la naturaleza. Maravillas interiores llegaban a mí, las que luego ponía en práctica en mi vida.

Quizás tú prefieras escuchar una música hermosa que te inspire o leer unas cuantas palabras bonitas y pensar en ellas. Para mí, las bellezas de la naturaleza siempre eran las que más me inspiraban, y de hecho era mi tiempo a solas con Dios. No duraba más de una hora, cuando mucho, ¡y lograba tanto de ello!

Ahora los jóvenes de hoy en día me hablan de cosas como los ejercicios para respirar y las técnicas de meditación que en algunas culturas son definitivamente prácticas religiosas. Pero yo les digo, miren lo que he logrado de mi tiempo a solas con Dios: De la belleza que me rodea, mi inspiración; de la receptividad en silencio, mi meditación; y de mi caminata, no sólo mi ejercicio sino también mi respiración. ¡Cuatro cosas a la vez! Yo creo en hacer muy buen uso de mi tiempo. Y uno no podría pedir más cuando se están logrando cuatro cosas al mismo tiempo.

Personas necias algunas veces han empleado ejercicios de respiración muy arduos o técnicas de meditación que los desgarra y empuja hacia un estado indeseable, en lugar de hacia un estado espiritual (Así es, ¡ocurrió mucho antes de las drogas psicodélicas!). Siempre pienso en el capullo de una flor. Si le proporcionas las condiciones adecuadas, se abrirá en una hermosa flor, pero si eres impaciente y tratas de abrir los pétalos, permanentemente lastimarás a la flor mientras viva. La flor puede equipararse con la vida humana en la Tierra. Dale al desarrollo espiritual las condiciones apropiadas de crecimiento, y florecerá como algo muy bello.

*****

Cuando sientas la necesidad de una exaltación espiritual, trata de dormir temprano y levantarte temprano para tener un momento de quietud al amanecer. Luego lleva el sentimiento sereno de estar "a tono" que llega a ti a través del día, no importa lo que hagas.

*****

Para quienes están buscando la vida espiritual, les recomiendo estas cuatro prácticas diarias: Pasa un momento a solas cada día en silencio receptivo. Cuando estés enojado o afligido por una emoción negativa, toma tiempo para estar a solas con Dios (no hables con personas que estén enojadas; son irracionales y no se puede razonar con ellas. Si tú o ellos están enojados, es mejor irse y orar). Imagina la luz de Dios cada día y envíala a alguien que pueda necesitar ayuda. Ejercita el cuerpo, es el templo del alma.

*****

Sobre el Ayuno.

Me han preguntado por mi período de cuarenta y cinco días de oración y ayuno. Lo emprendí como una disciplina de oración, para mantenerme concentrada en mi oración por la paz. Ocurrió durante el segundo año de mi peregrinaje, cuando regresaba lentamente por el país y no caminaba grandes distancias.

Ayunar puede tener un gran significado espiritual, y no obstante que ya había encontrado la paz interior, puede haber sido que el ayuno me ayudara a aprender a orar sin cesar.

Mientras ayunaba estuve en la casa de un quiropráctico, quien empleaba el ayuno para curar. Quería ver cómo reaccionaría al ayuno una persona que estaba saludable, ya que nunca antes hizo que ayunara una persona sana. Hablé con él como amigo; únicamente me observaría, no me examinaría (hay muchos doctores, incluyendo médicos, que son mis amigos - pero ninguno de ellos me ha tratado nunca, ni siquiera me ha examinado. Aunque ocasionalmente un amigo dentista me repara una antigua caries que tengo debido a mis malos hábitos de comida en mi juventud). El último alimento antes de mi ayuno fue una toronja y dos naranjas, para que no tuviera sed. Los primeros tres días se emprendieron sin comida ni agua. Luego tomé agua destilada a temperatura ambiental. Nada más. Y cuando rompí el ayuno no fue nada poco común - fue en la forma normal de romper un ayuno. El jugo exprimido de una naranja fresca cada hora el primer día. El jugo exprimido de dos naranjas frescas, alternando con el jugo de una toronja, cada dos horas el segundo día. Una toronja y dos naranjas tres veces el tercer día, y después de eso añadiendo un poco hasta que en una semana fui capaz de comer raciones completas.

No fue diferente del patrón común de ayuno. Obedecí las leyes del ayuno: ningún esfuerzo extremo. No caminaba grandes distancias, aunque caminaba un poco. Mecanografiaba cosas del doctor. Mecanografié hasta que se llevó la máquina de escribir, cuando tenía cerca de un mes de ayuno. Pensó que no debía seguir usándola, así que entonces escribí a mano, lo cual en realidad fue más difícil que mecanografiar. Pero hago lo mejor que puedo con estas cosas.

No iba y hablaba con sus pacientes tanto como me hubiese gustado, porque él no quería que me moviera mucho. Iba a verlos de vez en cuando para ayudarles a mantener el espíritu en alto.

En una ocasión durante mi ayuno - recuerdo que estaba en un estado entre dormida y despierta - miré hacia arriba y vi una cruz obscura sobre mí. Simplemente estaba suspendida ahí, y supe que alguien tenía que tomar la carga. Me extendí para aceptarla e inmediatamente me elevé sobre la cruz, donde todo era luz y belleza. Todo lo que se necesitaba era la voluntad de aceptar la carga - y luego me exalté sobre ella. En lugar de dificultades encontré un maravilloso sentimiento de paz y alegría.


Sobre la Curación.

Uno debe ser muy cuidadoso cuando ora por los demás, y orar para que se elimine la 'causa' y no para que se quite el síntoma. Una oración sencilla para curar es ésta:

"Lleva esta vida en armonía con el propósito divino . . . que esta vida pueda llegar a la armonía con la Voluntad de Dios. Que tu vida sea tal, que todo el que te conozca sea enaltecido, que todo el que te bendiga sea bendito, que todo el que te sirva reciba la satisfacción más grande. Si alguien intentara hacerte daño, que perciba tu pensamiento de Dios y sea curado".

Los tan populares curanderos psíquicos son aquellos que trabajan para quitar los síntomas y no para eliminar la causa. Cuando deseas los fenómenos, posees los fenómenos; no recibes a Dios. Supongamos que soy una curandera psíquica que vive al lado de tu casa, y que tú has elegido venir a esta vida para enfrentar cierto tipo de síntomas físicos hasta que hayas eliminado la causa. Bueno, cuando se manifiesta el síntoma, lo quito. E igualmente, el síntoma se manifiesta otra vez, y luego yo lo vuelvo a quitar, y me las ingenio para mantener el síntoma eliminado.

Cuando pases al lado desencarnado de la vida por una razón totalmente diferente, en lugar de bendecirme por haber suprimido el síntoma me dirás, "¡Esa entrometida! ¡Vine a resolver este problema pero ella seguía quitándome el síntoma y por tanto nunca lo solucioné!"

A eso es a lo que me refiero cuando hablo de aquellos que se contentan con tratar de quitar los síntomas. Cuando uno se entromete en la vida de otro, simplemente originará no sólo que los síntomas se vuelvan a manifestar, sino que se aplacen hasta otra vida. La mayoría de los curanderos no saben esto y siguen jubilosamente eliminando síntomas.

Admito que hace mucho tiempo, antes de que realmente supiera lo que estaba haciendo, cuando trabajaba con personas que tenían problemas, los confortaba poniendo las manos en la parte de atrás de su cuello y en la frente. Ciertamente no podría hacer eso ahora. No me daba cuenta que hacía todo menos confortarlos. Ahora pongo cualquier problema en mi conciencia de oración. Lo pongo en las mejores manos posibles - las manos de Dios, y vuelvo mi atención a otras cosas.


La Fuerza del Pensamiento.

¿Eres esclavo de la naturaleza centrada en ti mismo, o la naturaleza divina guía tu vida? ¿Sabes que cada momento de tu vida estás creando a través del pensamiento? Creas tu propia condición interna; estás ayudando a crear las condiciones a tu alrededor.

Las enseñanzas cristianas nos dicen que 'Tal como el hombre piensa en su corazón, así es él'. Lo que dice muy claramente que estamos creando las condiciones a nuestro alrededor. Si pudiéramos mirar un poco más profundamente en la vida, veríamos que las dificultades físicas son un reflejo de las dificultades espirituales, y que los pensamientos y sentimientos negativos dañan mucho más que los gérmenes de la enfermedad.

Si te dieras cuenta de lo poderosos que son tus pensamientos, nunca tendrías un pensamiento negativo o derrotista. Ya que creamos a través del pensamiento, necesitamos concentrarnos muy fuertemente en los pensamientos positivos. Si piensas que no puedes hacer algo, no puedes. Pero si piensas que puedes, te sorprenderás al descubrir que puedes. Es importante que nuestros pensamientos se centren constantemente en lo mejor que podría suceder en una situación - en las cosas buenas que nos gustaría ver que sucedan.

He conocido a algunas personas de la 'nueva era' que habían oído alguna predicción de desastre y que en realidad se estaban concentrando en ello. ¡Qué cosa tan terrible de hacer! Bueno, creamos a cada momento de nuestras vidas a través del pensamiento. Y estamos ayudando a crear las condiciones a nuestro alrededor.
Cuando oigas alguna predicción de desastre, hay una razón para ello. Es para que lances todo el peso de tu pensamiento positivo en la dirección opuesta.

Por ejemplo, cuando había docenas de predicciones de que la mitad de California se iba a deslizar al mar por un terrible terremoto, deliberadamente planeé estar en esa sección de California. No hubo ningún temblor. Simplemente extrañé a algunos de mis amigos, quienes estaban en la costa este, poniéndose a salvo.

*****

¿Recuerdas donde dice que habrá profecías y que fallarán? ¿Por qué pasa? Porque todo lo que se puede predecir es la 'tendencia' de las cosas. Nunca puede saberse cuál será el resultado, porque constantemente somos capaces de girar esa predicción en la otra dirección, en una dirección positiva, si nos unimos en ello.

*****

Cada cosa buena que hagas, cada cosa buena que digas, cada buen pensamiento que tengas, vibra continuamente y nunca se detiene. El mal permanece sólo hasta que es vencido por el bien, pero el bien permanece para siempre.

*****

Solamente concéntrate en pensar, vivir y actuar en armonía con las leyes de Dios, y en inspirar a otros a hacer lo mismo.

Cada vez que veas a una persona, piensa en algo alentador que decir - una palabra amable, una sugerencia útil, una expresión de admiración. Nunca pienses que un esfuerzo adecuado será infructuoso. Todo buen esfuerzo rinde frutos, ya sea que veamos o no los resultados.

*****

Sé una melodía dulce en la gran orquestación, no una nota discordante. La medicina que este mundo enfermo necesita es el amor. El odio debe reemplazarse con amor, y el miedo con fe en que el amor prevalecerá.

*****

Una canción dice esta frase: El amor está fluyendo como un río, fluyendo de ti y de mí. Extendiéndose en el desierto, liberando a todos los cautivos.

Sí, los cautivos son aquellos que no saben quienes son, los que no saben que son hijos de Dios.

*****

Recuerda esto: Mantente en silencio y conoce que soy Dios. ¡Nunca olvides quién eres! No puedes estar donde Dios no está.


El Cambio Llamado Muerte.

La vida es una serie de pruebas, y si pasas tus pruebas las verás retrospectivamente como buenas experiencias. Yo miro hacia atrás todas mis experiencias como buenas experiencias, incluyendo la noche en que afronté la muerte durante una obscura tormenta de nieve. Era el primer año de mi peregrinaje, y fue la más hermosa experiencia que jamás haya tenido.

Caminaba por una sección muy aislada en las altas montañas de Arizona, donde no había población humana en muchas millas. Esa tarde vino una sorprendente tormenta de nieve, fuera de temporada. Nunca he visto una tormenta como ésa. Si la nieve hubiese sido lluvia, podría habérsele llamado aguacero. ¡Nunca he visto caer nieve con esa fuerza!

De repente me encontré caminando en la nieve profunda sin poder ver hacia adelante. Repentinamente me di cuenta que los automóviles habían dejado de pasar. Supuse que se habían atascado en la carretera y que no podían seguir. Luego se obscureció. Seguramente había nubes que tapaban todo. No podía ver mi mano frente a la cara, y la nieve me soplaba en la cara y me cerraba los ojos. Empezó a hacer frío. Era el tipo de frío que penetra hasta la médula del hueso.

Si alguna vez iba a perder la fe y a sentir miedo, ésta era la ocasión, porque sabía que no había ayuda humana a la mano. En su lugar, la experiencia total del frío y de la nieve y de la obscuridad parecía irreal. Sólo Dios parecía real . . . nada más. Tuve una completa identificación - no con mi cuerpo, el traje de arcilla que es destructible - sino con la realidad que activa el cuerpo y que es indestructible.

¡Me sentí tan libre!. Sentí que todo estaría bien, ya fuera que siguiera sirviendo en esta vida o que me fuera a servir a otra vida más libre en el más allá. Me sentí guiada a continuar caminando y lo hice, aún cuando no podía saber si caminaba por la carretera o por algún campo. No podía ver nada. Mis pies con los zapatos bajos de lona parecían pedazos de hielo. Los sentía tan pesados que caminaba con fatiga. Mi cuerpo empezó a entumecerse por el frío.

Luego de que había más entumecimiento que dolor, vino lo que algunos llamarían una alucinación - y lo que otros llamarían una visión. Fue como si me volviera consciente no sólo del lado encarnado de la vida, donde todo era negra obscuridad, áspero frío y nieve en torbellino - sino también tan cerca que parecía que podía dar un paso hacia él, el lado desencarnado de la vida, donde todo era cálido y luminoso. ¡Había una belleza tan inmensa! Empezó con un color familiar, pero un color familiar trascendido. Empezó con música familiar, pero música familiar trascendida.

Luego vi seres. Estaban muy lejos. Uno de ellos se movió hacia mí muy rápidamente. Cuando ella estuvo lo bastante cerca, la reconocí. Se veía mucho más joven que como se veía cuando murió.

Yo creo que en el momento que empieza el cambio que llamamos muerte, aquellos más cercanos y más queridos vienen a darnos la bienvenida. He estado con amigos moribundos cuando han dado el paso, y recuerdo bien cómo hablaban con sus seres queridos en ambos lados . . . como si estuvieran todos juntos ahí en la habitación.

Así que pensé que había llegado el momento de dar el paso, y la saludé. No sé si dije o pensé, "¿Has venido por mí?" ¡Pero ella negó con la cabeza! ¡Me hizo señas para que regresara! Y en ese preciso momento tropecé con la barandilla de un puente. La visión desapareció.

Al sentirme guiada a hacerlo, busqué a ciegas mi camino a través de ese banco de nieve, y llegué abajo del puente. Ahí encontré una caja de cartón grande, con papel para envoltura adentro. Muy despacio y toscamente, al estar entumecida, pude meterme en la caja, y de alguna manera, con los dedos entumecidos, logré poner el papel para envolver a mi alrededor. Ahí bajo el puente, durante la tormenta de nieve, dormí. Aún ahí se me dio techo - así como también se me proporcionó esta experiencia.

Si me hubieses visto en medio de la tormenta de nieve, podrías haber dicho, "Por qué terrible experiencia está pasando esa pobre persona". Pero viendo retrospectivamente, sólo puedo decir: Qué maravillosa experiencia, en la cual he enfrentado a la muerte, sin sentir miedo, con la conciencia constante de la presencia de Dios, que es lo que uno se lleva consigo.
Pienso que tuve el gran privilegio de experimentar el cambio llamado muerte. Así que ahora puedo regocijarme con mis seres queridos cuando hacen la gloriosa transición hacia una vida más libre. Puedo esperar el cambio llamado muerte como la última gran aventura de la vida.

*****

Me han preguntado a qué me refiero cuando digo que había empezado el proceso que llamamos muerte. Naturalmente, el cambio llamado muerte es un proceso. Primero empiezas a percibir no sólo este lado de la vida sino también el lado incorpóreo de la vida. Luego empiezas a reconocer a tus seres queridos en el lado incorpóreo a medida que se acercan a ti, y te das cuenta de que puedes comunicarte con ambos lados. Hasta ahí llegué. Después llega la ruptura del "cordón de plata" - y entonces la comunicación con aquéllos en este lado se corta, si bien puedes aún verlos y oirlos. Te encuentras a ti mismo en el "lugar de reunión común" con tus seres queridos incorpóreos para una reunión maravillosa, y más tarde te vas al nivel en el que estarás para aprender y también para servir si estás lo suficientemente avanzado.

El lado incorpóreo de la vida está aquí mismo en otra dimensión. Los dos mundos se entremezclan. Nosotros somos conscientes de nuestro mundo y ellos son conscientes de ambos mundos - normalmente. Algo de comunicación es posible; por ejemplo, podemos orar por ellos y ellos pueden orar por nosotros.

*****

La muerte es una hermosa liberación hacia una vida más libre. El limitante traje de arcilla, el cuerpo, se deja a un lado. La naturaleza centrada en sí mismo se va con uno para aprender y crecer en el lado incorpóreo de la vida, y luego regresa aquí, en un traje de arcilla apropiado y en las circunstancias apropiadas, para aprender las lecciones que necesitemos asimilar. Si pudiésemos ver tan sólo un poco más profundamente dentro de la vida, sentiríamos pesar por el nacimiento y gozo por la muerte. Si supiésemos lo corta que es la vida terrena en comparación con el todo, estaríamos menos afligidos con las dificultades de la vida terrena que lo que nos afligimos ahora con las dificultades de uno de nuestros días.

*****

El servicio funerario debiera ser una fiesta gozosa de despedida, recordando lo bueno que ha hecho la persona, leyendo sus poemas predilectos y cantando sus canciones favoritas. Si hiciéramos esto, el que se ha liberado se regocijaría con nosotros.

*****

Así como acepté el cambio del cabello dorado de mi infancia al cabello castaño-pelirrojo de mi juventud sin lamentarlo, así también acepté el cabello cano - y estoy lista para aceptar el momento en que el cabello y el resto del traje de arcilla se conviertan en el polvo del que vinieron, mientras mi espíritu siga hacia una vida más libre. Es el momento de que mi cabello sea cano, y cada época tiene sus lecciones para enseñar. Cada temporada de la vida es maravillosa si has aprendido las lecciones de la época anterior. Es únicamente cuando continúas sin haber aprendido las lecciones, que deseas regresar.


Sobre la Religión.

La religión no es un fin en sí mismo. La unión de uno con Dios es la meta final. Existen tantas religiones debido a que la gente inmadura tiende a enfatizar las diferencias triviales en lugar de las semejanzas importantes. Las diferencias entre las religiones están en los credos y rituales, no en los principios religiosos.

Qué diversos parecen ser a veces los tan numerosos senderos, pero ¿no llegan todos juntos al fin y al cabo a la misma cima? ¿No están todos buscando lo mismo?

Si eres guiado hacia alguna fe, empléala como un trampolín hacia Dios, no como una barrera entre ti mismo y otros hijos de Dios, o como una torre para mantenerte en alto ante los demás. Si no eres guiado hacia alguna fe (o incluso si lo eres), busca a Dios en el silencio - busca en tu interior.

Cuando tratamos de aislar a otros, únicamente nos aislamos a nosotros mismos. Todos somos hijos de Dios y no hay predilectos. Dios se revela a todo el que le busca; Dios habla a todo el que le escucha. Mantente en silencio y conoce a Dios.

*****

Soy una persona profundamente religiosa, pero no pertenezco a ninguna denominación. Sigo el espíritu de la ley de Dios, no la letra de la ley. Uno puede llegar a estar tan apegado a los símbolos externos y a la estructura de la religión, que olvida su intención original - llevar a uno más cerca de Dios. Sólo podemos lograr acceso al Reino de Dios dándonos cuenta de que mora dentro de nosotros, así como en toda la humanidad. Comprendamos que todos somos células en el océano del infinito, cada uno contribuyendo al bienestar de los demás.

*****

Leí la versión del Rey James del Nuevo Testamento en su totalidad y algunos extractos del Viejo Testamento, justo después de empezar mi peregrinaje. Son libros importantes para un gran número de personas, y sentí la necesidad de investigar su contenido para que mi alcance a otros fuera más completo. Así es, la Biblia contiene muchas verdades, pero con mucha frecuencia estas verdades no son realmente comprendidas. La gente reemplaza el espíritu de la ley por la letra de la ley y la verdad se distorsiona en falsedad. Si deseas la confirmación de una verdad, es mejor buscarla dentro y no en una página escrita.

Notarás que Jesús dice, "¿Por qué me llaman 'Señor, Señor' y no hacen lo que digo?" El expresa este pensamiento más de una vez. Por tanto me parece que un auténtico cristiano debiera vivir de acuerdo con las leyes de Dios que enseñó Jesús. Jesús también dice, "No digas, '¡Mira aquí!' o '¡Mira allá!', porque ¡mira!, el Reino de Dios está dentro de ti". En muchos pasajes le dice a la gente de lo que es capaz. Los verdaderos cristianos debieran dejar que sus vidas sean gobernadas por el Reino de Dios en su interior - por la naturaleza centrada en Dios - que es lo que algunas veces se llama el Cristo que mora en uno.

*****

Mucha gente profesa el cristianismo. Muy pocos lo viven - casi ninguno. Y si lo vives, la gente puede pensar que estás loco. Se ha dicho con veracidad que el mundo está igualmente sacudido por aquél que repudia el cristianismo como por el que lo practica.

Yo creo que Jesús me aceptaría porque hago lo que dijo a la gente que hiciera. Esto no significa, no obstante, que todos los que se llaman a sí mismos cristianos me aceptarían. Desde luego que amo y aprecio a Jesús, y ojalá que los cristianos aprendieran a obedecer sus mandamientos. Sería el mundo más maravilloso.


El Camino del Amor.

El mal no puede vencerse con más mal. El mal únicamente puede vencerse con el bien. Es la lección del camino del amor. La lucha en el mundo de hoy está entre la antigua manera de intentar vencer al mal con el mal, lo cual, con las armas modernas, podría llevar a un caos total, y la manera de vencer al mal con el bien, lo cual podría conducir a una vida gloriosa y madura.

No hay necesidad de llegar a destruir aquello que es malo, porque nada que sea contrario a las leyes de Dios puede perdurar. Todo lo que no es bueno en el mundo es pasajero, contiene en sí mismo las semillas de su propia destrucción. Podemos ayudar a que se desvanezca más rápido únicamente en la medida en que permanezcamos obedientes a la ley de Dios de que el mal debe vencerse con el bien. Aquellos que produzcan algo que es malo para vencer algo más que es malo, sólo duplicarán el mal.

Las leyes de Dios se perpetran constantemente, por lo que todo lo que está fuera de armonía, está de salida. ¿Cómo puede haber alguien que dude que al fin y al cabo Dios prevalecerá? Con qué rapidez suceda, depende de nosotros. Y con cuánta violencia el mal desaparecerá, también está en nuestras manos. En la medida en que estemos dispuestos a dejarlo ir, habrá menos violencia - en la medida en que hayamos sido capaces de edificar lo nuevo dentro de lo viejo, habrá menos violencia; así que trabajemos en ello. ¡Ayudemos a que el fénix se eleve de las cenizas, ayudemos a trazar los cimientos para un nuevo renacimiento, ayudemos a acelerar el despertar espiritual hasta que nos lleve a la era dorada que acontecerá!

Para ayudar a introducirnos en la era dorada, debemos ver la bondad en la gente. Debemos saber que ahí está, no importa cuan profundamente escondida pueda estar. Así es, la apatía está ahí y el egoísmo está ahí - pero la bondad también está ahí. No es por medio del juicio que la bondad puede alcanzarse, sino por medio del amor y de la fe.

El amor puro es una disposición a dar, sin un pensamiento de recibir nada a cambio. El amor puede salvar al mundo de la destrucción nuclear. Ama a Dios: vuélvete hacia Dios con receptividad y responsividad. Ama a tus congéneres humanos: vuélvete hacia ellos con amistad y generosidad. Hazte acreedor a ser llamado hijo de Dios, viviendo con amor.

*****

¿Conoces a Dios? ¿Sabes que hay un poder mayor que nosotros mismos, que se manifiesta dentro de nosotros tanto como en todo lugar en el universo? A esto le llamo Dios. ¿Sabes lo que es conocer a Dios, tener la guía constante de Dios, una conciencia constante de la presencia de Dios? Conocer a Dios es reflejar amor hacia toda la gente y hacia toda la creación. Conocer a Dios es sentir la paz interior - una calma, una serenidad, una inmutabilidad que te permite afrontar cualquier situación. Conocer a Dios es estar tan lleno de alegría, que bulla y se transmita para bendecir al mundo.

Ahora solamente tengo un deseo: hacer la voluntad de Dios para mí. No hay conflicto. Cuando Dios me guía a hacer un peregrinaje lo hago con mucho gusto. Cuando Dios me guía a hacer otras cosas las hago con el mismo gusto. Si lo que hago me trae una crítica, la tomo con la cabeza en alto. Si lo que hago me trae un elogio, lo transmito de inmediato a Dios, porque yo tan sólo soy el instrumento a través del cual Dios hace el trabajo. Cuando Dios me guía a hacer algo se me da la fuerza, se me dan las provisiones, se me muestra el camino. Se me dan las palabras para hablar. Ya sea que la senda sea fácil o difícil, camino a la luz del amor de Dios y de la paz y del gozo, y me vuelvo hacia Dios con salmos de agradecimiento y alabanza. Esto es conocer a Dios. Y conocer a Dios no está reservado para los grandes. Es para la gente pequeña como tú y yo. Dios está siempre buscándote - a cada uno de ustedes.

Puedes encontrar a Dios si deseas tan sólo buscar - obedeciendo las leyes divinas, amando a la gente, renunciando a la voluntad propia, a los apegos, a los pensamientos y sentimientos negativos. Y cuando encuentres a Dios será en el silencio. Encontrarás a Dios dentro de ti.


Capítulo Previo // Próximo Capítulo
Página inicial de Peregrina


revised 12/23/2001